ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

Quotidianum

As cousas do día a día,
dende a trastenda arqueolóxica persoal de
José María Bello

Arquivos

<Diciembre 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

************************* Segui @XoseMariaBello ************************* Free counter and web stats *************************


Blogalia

Blogalia


©2002 elpater

Inicio > Historias > Crónica de Babilonia, V-VI

Crónica de Babilonia, V-VI

2003-03-20
07:37:45+01

Escribe Mario

Bagdad 5/03/2003

La guerra de nervios ya ha empezado. Siempre es asi antes de la verdadera guerra, segun Tomas Alcovero, un veterano periodista de La Vanguardia amigo nuestro, le nombramos en el reparto de premios "el reportero mas dicharachero", y si podeis leerle os lo recomiendo.

Cada uno lleva dentro su propio conflicto de decisiones, llamadas de la familia, amigos o asuntos pendientes, y a eso se le añade la tension de las largas reuniones para decidir o negociar cualquier cosa. La tension aumenta y casi se palpa, el otro dia a uno le dio un ataque epileptico en la sala del internet, pero algunos periodistas se encargan de exagerarla o incluso inventarla donde todavia no la hay. Y tambien ellos tienen sus propios y graves conflictos, entre si y con el gobierno.

El famoso ultimatum del gobierno a los escudos humanos no es inflexible ni tampoco para todos. Todos los dias hay reuniones con el gobierno para decidir a que sitio y en que condiciones se van a instalar los escudos.

Creo que son los que llevan aqui mas de 15 dias los que deben dejar el hotel. Nosotros tenemos otro "estatus" oficial, el de brigadistas, y no esta claro todavia a que brigada le tocara dejar el hotel. Una exageracion que me molesta es la del conflicto entre "escudos" y "brigadistas": yo no entiendo la diferencia a efectos practicos, y entre nosotros nos llevamos bien.

Y una gran mentira, que seguro es intencionada, es la de que estamos vigilados, controlados y limitados en nuestros movimientos: como habeis leido en mis anteriores cronicas, podemos ir de turistas por cualquier lado de Bagdad o alrededores sin espias ni problemas. Tambien es asi para los que ya estan instalados en algun sitio, de dia pueden moverse, y de noche vuelven a dormir. En los hoteles suele haber un funcionario del gobierno, pero no esta para vigilarnos, sino para facilitar las visitas oficiales que
hacemos como grupo, y las negociaciones de donde quedarnos.

Ya conocemos el resultado de la votacion del PP, no esperabamos otra cosa. Pero estoy convencido de que si esos diputados y Aznar supieran viajar y hubieran conocido a los iraquies de la calle como yo, hubieran votado diferente.

Ayer fue dia de fiesta, el año nuevo musulman, pero la vida de la calle seguia como siempre. Sali yo solo en busca del café ese que tanto me gusto el otro dia, el Shabendar, en el zoco de los libreros, y visite la escuela de Mustansiriya que esta cerca. Es la escuela mas antigua del mundo musulman, tiene 600 anos, alli se enseñaba astronomia, matematicas, arabe, teologia y medicina en tiempos de los abasidas. Desde sus tejados hay una bonita vista hacia el Tigris y los tejados de una mezquita vecina, a la que le falta un minarete, destruido en la guerra del 91.

El Shabendar, segun me explico su dueño, es de 1917, y tradicionalmente sus clientes son intelectuales: doctores y profesores. Sus paredes estan cubiertas de fotos antiguas de Bagdad, hay una jaula de madera con un extraño pajaro, y un gato que se pasea por donde quiere. Los asientos son comodos bancos de madera con cojines, con pequeñas y altas mesitas delante donde te sirven el te, dispuestos de manera que es facil charlar con los que se sientan cerca. Me sente a pedir un "hamuz", el te que me gusta, y al poco tiempo se sento a mi lado un hombre con el que estuve mas de una hora hablando en ingles. Era dentista y tambien poeta, me hizo todo un interrogatorio sobre como veia yo a los bagdadies y que se piensa de ellos en el extranjero. Le conte lo diferentes que son las dos cosas, lo engañados que estamos con la falsa imagen que la propaganda oficial transmite sobre Irak o muchos otros sitios, que para conocer la verdad siempre hay que viajar. Ellos a pesar de estar aislados del mundo saben mucho mas de nosotros que nosotros de ellos, cuando mi nuevo amigo me presento a los suyos y decia que soy español, muchos nombraban a Lorca, Alberti o Picasso. Yo por lo menos no conozco ningun poeta, escritor o
pintor iraqui. Le pregunte por la razon por la que los iraquies parecen tan tranquilos con lo que se les puede venir encima, y me dio una nueva explicacion: no es que ya esten acostumbrados a la guerra, como se dice, ya que aunque sea asi puede haber miedo, sino que tanto tiempo de aislamiento les ha hecho conocerse mucho mejor a si mismos, y asi sentirse mas fuertes.

Me llevo a comer falafel, que aunque no es comida originaria de Irak, (les llego de los trabajadores egipcios), lo hacen muy rico. No me dejo pagar, como es frecuente, todos los dias alguien nos invita o regala algo. Un taxista que no me quiso cobrar me dijo dandome la mano: "usted es nuestro invitado y amigo, ahora y siempre".

Lo de los taxistas es curioso: todo el mundo que tenga coche puede ser taxista, y como la gasolinba es tan barata, estan todo el dia dando vueltas a ver si encuentran clientes. Cuando sales a la calle no tienes que llamarlos siquiera, basta que respondas a la llamada de ellos, que al verte pitan. Lo malo es cuando lo que quieres es andar, a tu lado hay constantemente un concierto de bocinazos. Los coches suelen estar bastante cochambrosos, pero grandes y comodos, como en Cuba se ven algunas joyas antiguas, como un Chevrolet del 57. Los taxis colectivos para viajar mas lejos son furgonetas bastante nuevas y comodas, no viajas apretado como en Marruecos.


6/03/2003

Ayer junto a los asturianos empezamos nuestro ciclo de visitas oficiales: un hospital y la facultad de lenguas. Este es el segundo hospital que visito. El trato esta vez fue muy cordial y sencillo con los medicos y el director, no como en el anterior en que nos soltaron un rollo soporifero en una sala de conferencias. Esta vez atendieron nuestras preguntas de pie en los pasillos, y mientras podiamos ver y hablar con la gente que pasaba, o fotografiar. Era el principal hospital pediatrico de Bagdad. Nos contaron lo que creo que ya es bien sabido, el tremendo aumento de casos de cancer entre los niños por culpa del uranio empobrecido, de siete veces mas que antes de la guerra del 91, y el numero de muertes desde entonces por esta causa, un millon y medio. Nos pasaron despues a la seccion de enfermitos terminales, tremendo.

Lo de la facultad fue mucho mas agradable. En una clase abarrotada de alumnos de cuarto curso de español, el catedratico nos dio un discurso de bienvenida, y los asturianos le hicieron entrega oficial de ejemplares del libro "cuatro horas en Chatila", de Jean Genet, editado por ellos. El viejo profesor nos hizo una demostracion de lo que saben sus alumnos, haciendoles preguntas de historia y literatura españolas, se levantaban muchas manos disputandose el honor de contestar poniendose de pie, sobre la vida de Cervantes, Carlos V o Lorca, menos mal que a mi nadie me pregunto nada. Fue todo muy emotivo, con muchos aplausos y risas. Un espontaneo y aventajado alumno fue a la pizarra y nos canto "si se calla el cantor, calla la vida" de Victor Jara, el profesor estaba contentisimo. Luego en los pasillos vi a Hanadi, una guapa jovencita que conocemos de una anterior visita, iba a saludarla pero me miro aterrorizada advirtiendo: por favor, no me beses aqui! Casi meto la pata, digo el morro. Quedamos en que me debia un beso en algun otro sitio menos comprometido. Las chicas van casi todas con pañuelo
y falda larga, pero hay alguna descarada atrevida de pelo suelto o falda hasta debajo de la rodilla, creo que son las cristianas. Luego en la calle desplegamos las pancartas contra la guerra, gritando junto con los iraquies. Costo mucho trabajo despedirnos: nuestro autobus nos llamaba pitando, mientras no parabamos de hacernos fotos con los y las alumn@s, intercambiando direcciones. Una chica que hablaba un perfectisimo ingles me encontro guapo y estaba empeñada en hacerse una foto conmigo ante un fotografo cojo iraqui, muy solicitado. Tambien encontre a un estudiante argelino, hable con el en frances y me conto que estudiaba geografia, tratamiento de imagenes de satelite. Claro que tiene miedo a la guerra, dice, pero si se va pierde todos sus estudios.

Por la tarde Hanadi nos tenia reservada una sorpresa: nos invito a todos a un concierto organizado por cristianos, en una galeria de arte. Era un coro de chicos y chicas cantando en arabe e ingles, acompañados por flauta y piano. De nuevo las lagrimas se nos escapaban, y es que pensar que toda esta gente a la que nos une tanto en tan poco tiempo, que nos queremos muchisimo, esta en peligro por culpa de nuestro maldito gobierno...

Un abrazo para todos,
Mario


2003-03-20 07:37 | 0 Comentarios


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://quotidianum.blogalia.com//trackbacks/6263

Comentarios

portada | subir