ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

Quotidianum

As cousas do día a día,
dende a trastenda arqueolóxica persoal de
José María Bello

Arquivos

<Diciembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
             

************************* Segui @XoseMariaBello ************************* Free counter and web stats *************************


Blogalia

Blogalia


©2002 elpater

Inicio > Historias > Torre de Hércules: misión cumprida

Torre de Hércules: misión cumprida

2012-12-06 19:50


A Deusa Atlántica, foto de Manito, tamén chamado Dr. José Luis Vázquez Iglesias


José María Bello Diéguez

Hai dous mil anos o imparable poder de Roma conquistaba a terra incognita do fin do mundo, alén do río que facía esquecer o nome de quen o pasaba. Xa integradas a Galia e Hispania, despois da creación por Augusto das cidades de Lugo, Astorga e Braga, chegoulle a hora a Britannia, refuxio dos máis irredentos galos e dos levantiscos druídas. Finalmente foi o turno de organizar o mar, ese Mare Tenebrosum que dende milenios forxaba a golpes de espuma a unidade das Fisterras atlánticas.

Corre a segunda metade do século I. Na esquina da Gallaecia, onde o mar dobra e os ventos perden os seus rumbos, ábrese paso entre a néboa e a humidade un grupo de xente que axiña ergue vivendas improvisadas, de paredes de cachotería e solos de terra apisoada. Hai militares e civís, todos expertos en facer obras novas en lugares difíciles. Veñen erguer un faro altísimo que sinale o principal porto das rutas atlánticas, unha mole impoñente que mostre a Neptuno o poder de Marte e quede para sempre como unha das poucas obras merecentes de lembranza.

Así nacen ó mesmo tempo Brigantium e o seu Faro. Máis tarde será o desenvolvemento e despois a decadencia; a cidade converterase nunha aldea e a Torre, xa comezado o deterioro, servirá como atalaia e castelo fronte ós ataques vikingos durante os primeiros séculos medievais. Ata o renacer: no século XIII a Torre dará parte do seu corpo de pedra para que medre a cidade na que hoxe vivimos. Quedará ferida durante séculos, ata que a fins do XVIII reciba unha nova pel que conserve para sempre o seu vello corpo case intacto. E así é hoxe: romana por dentro, neoclásica por fora, dobremente singular e auténtica.

Hai uns anos chamáchesme para que traballara contigo en conseguir que fora universalmente recoñecido o esforzo daqueles pioneiros, dos que só coñecemos polo nome a Caio Sevio Lupo, o arquitecto de Coimbra que nos deixou o único faro romano do mundo que permanece en pé. A Torre, esa Deusa Atlántica que tantas veces inmortalizaches na túa cámara. E traballamos.

Xa somos Patrimonio da Humanidade. Misión cumprida. Pero no fondo da inmensa ledicia rebule a tristura. Esta bágoa que me queima os ollos vai por ti, Manito. Porque este milagre é teu, e non estás. Pola enorme inxustiza da túa ausencia.

------------------------

Publicado en La Voz de Galicia do 28 de xuño de 2009, a solicitude do diario, con motivo da inclusión da Torre de Hércules (A Coruña) na lista do Patrimonio da Humanidade.


NOTA: Manito, auténtico nome de quen en medios oficiais era coñecido como Dr. José Luis Vázquez Iglesias, médico de actividade incesante, Xefe do Servicio de Mediciña Interna do Hospital Universitario da Coruña, foi o impulsor desde a nada do Instituto de Estudos "Torre de Hércules". Baixo o seu mandato como Presidente elaborouse o primeiro dossier seguindo a normativa da UNESCO para a inclusión do ben na lista do Patrimonio da Humanidade, recibindo o apoio unánime dos Parlamentos galego e español. Profundamente namourado da Torre de Hércules, á que fixo miles de fotografías dende a súa outra grande afición, mantivo a fe nos méritos do faro durante os moitos anos difíciles nos que primou o escepticismo de medios e institucións, e con paciencia, tenacidade e bo facer soupo abrir a porta do camiño que onte culminou. Sen demerecer a ningún de cantos apoiaron e continuaron o traballo, es de justicia resaltar que sen a súa presencia nada disto tería sido posíbel. A morte namourada e a vida desatenta impediron que hoxe esté para gozar do que era a súa máxima ilusión. Eu tampouco as perdono.

-----------------------------

Hace dos mil años el imparable poder de Roma conquistaba la terra incognita del fin del mundo, más allá del río que hacía olvidar el nombre de quien lo pasaba. Ya integradas la Galia e Hispania, después de la creación por Augusto de las ciudades de Lugo, Astorga y Braga, le llegó la hora a Britannia, refugio de los más irredentos galos y de los levantiscos druidas. Finalmente fue el turno de organizar el mar, ese Mare Tenebrosum que desde milenios forjaba a golpes de espuma la unidad de los Finisterres atlánticos.

Corre la segunda mitad del siglo I. En la esquina de la Gallaecia, donde el mar dobla y los vientos pierden sus rumbos, se abre paso entre la niebla y la humedad un grupo de gente que pronto levanta viviendas improvisadas, de paredes de mampuestos y suelos de tierra apisonada. Hay militares y civiles, todos expertos en hacer obras nuevas en lugares difíciles. Vienen a levantar un faro altísimo que señale el principal puerto de las rutas atlánticas, una mole imponente que muestre a Neptuno el poder de Marte y quede para siempre como una de las pocas obras merecedoras de recuerdo.

Así nacen al mismo tiempo Brigantium y su Faro. Más tarde sera el desarrollo y después la decadencia; la ciudad se convertirá en una aldea y la Torre, ya comenzado su deterioro, servirá como atalaya y castillo frente a los ataques vikingos durante los primeros siglos medievales. Hasta el renacer: en el siglo XIII la Torre de Hércules dará parte de su cuerpo de piedra para que crezca la ciudad en la que hoy vivimos. Quedará herida durante siglos, hasta que a finales del XVIII reciba una nueva piel que conserve para siempre su viejo cuerpo casi intacto. Y así es hoy: romana por dentro, neoclásica por fuera, doblemente singular y auténtica.

Hace unos años me llamaste para que trabajara contigo en conseguir que fuese universalmente reconocido el esfuerzo de aquellos pioneros, de quienes sólo conocemos por su nombre a Gaio Sevio Lupo, el arquitecto de Coimbra que nos dejó el único faro romano del mundo que permanece en pie. La Torre, esa Diosa Atlántica que tantas veces inmortalizaste en tu cámara. Y trabajamos.

Ya somos Patrimonio de la Humanidad. Misión cumplida. Pero en el fondo de la inmensa alegría se remueve la tristeza. Esta lágrima que me quema los ojos va por ti, Manito. Porque este milagro es tuyo, y no estás. Por la enorme injusticia de tu ausencia.


--------------

NOTA: Manito, auténtico nombre de quien en medios oficiales era conocido como Dr. José Luis Vázquez Iglesias, médico de actividad incesante, Jefe del Servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario da Coruña, fue el impulsor desde la nada del Instituto de Estudos "Torre de Hércules". Bajo su mandato como Presidente se elaboró el primer dossier siguiendo la normativa de la UNESCO para la inclusión del bien en la lista del Patrimonio de la Humanidad, recibiendo el apoyo unánime de los Parlamentos gallego y español. Profundamente enamorado de la Torre de Hércules, a la que hizo miles de fotografías desde su otra gran afición, mantuvo la fe en los méritos del faro durante los muchos años difíciles en los que primó el escepticismo de medios e instituciones, y con paciencia, tenacidad y buen hacer supo abrir la puerta del camino que hoy culminó. Sin desmerecer a ninguno de cuantos apoyaron y continuaron su trabajo, es de justicia resaltar que sin su presencia nada de esto habría sido posible. La muerte enamorada y la vida desatenta impidieron que hoy esté para gozar de lo que era su máxima ilusión. Yo tampoco las perdono.


2009-06-28 12:34 | 3 Comentarios


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://quotidianum.blogalia.com//trackbacks/63608

Comentarios

1
De: Antonio Martínez Fecha: 2009-06-28 21:46

Noraboa, campión. O que era dos coruñeses e coruñesas xa é de todos. Mañá a nova tamén en INICIARTE. Toño



2
De: lapatianco Fecha: 2009-06-30 00:59

Noraboa pola parte que che corresponde pater.
Os "Amigos" recibimos a nova xusto visitando outro deses faros barudos e penedíos das nosas costas: no faro do Cabo Vilán.
Poida que agora moitos deses "curuñeses de toda la vida" se dignen a coñeceren a Torre baixo a que viven. Poida.
O dito: noraboa, a tí a todos nós.



3
De: José M. Bello Fecha: 2009-07-05 13:29

Pois moitas grazas ós dous. A min segue a parecerme incríbel que chegáramos a conseguilo á primeira. E cecais o que máis e gosta de todo isto é a unanimidade que sempre acompañou a marcha do faro por eses labirintos da Administración: dos grupos políticos no Concello, no Parlamento galego, no Parlamento español, na inspección do ICOMOS e, finalmente, na reunión definitiva da UNESCO. E, por suposto, a grande ledicia que invadiu á cidade e ós seus habitantes.
Moitas grazas de novo. Hai momentos da vida nos que un está en medio de grandes contrastes, e este é un deles. E calquera verba de ánimo sempre, pero nestes casos máis, é moi de agradecer.



portada | subir