ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

Quotidianum

As cousas do día a día,
dende a trastenda arqueolóxica persoal de
José María Bello

Arquivos

<Diciembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
             

************************* Segui @XoseMariaBello ************************* Free counter and web stats *************************


Blogalia

Blogalia


©2002 elpater

Inicio > Historias > Carta (didáctica) a Mr. Ansar (antes Sr. Aznar)

Carta (didáctica) a Mr. Ansar (antes Sr. Aznar)

2003-03-27
05:58:26+01

La Plataforma Galega pola Paz nos convocó a que, tal día como hoy a las 19,30, depositásemos, en los buzones preparados a tal efecto delante de la Subdelegación del Gobierno, cartas dirigidas a D. José María Aznar manifestando nuestra opinión sobre la guerra.

Este Sanantón que suscribe, que es santo obediente cuando la causa es justa, depositó la suya como corresponde. Es una carta didáctica, redactada pensando en la persona a quien va dirigida, tratando de acercarse a sus mitos, a sus fundamentos, a su forma de pensar. Es una carta sencilla, para que pueda comprenderla el destinatario. No es una carta libre; no se exponen en ella las razones auténticas, los motivos profundos. Sólo se intenta que pueda ser comprendida. Huye, en consecuencia, de todo aquello que de antemano podemos suponer que provocaría rechazo o que, por su complejidad, no sería entendido ni en sus aspectos más superficiales.

De todas formas, como este santo se teme que el tal Sr. Aznar no va a leerla, decidió ponerla aquí para que, ya que la escribió, la lean al menos algunos de los amigos y enemigos que pasean a veces por este Quotidianum en sus ratos de holganza.

Ahí va.

-------------------

Mr. Ansar, J.M. (antes: D. José María Aznar)
White House (antes: Palacio de la Moncloa)
Madrid. Spain (antes: Madrid. España)

Mr. Ansar (antes: Sr. Aznar):

Como usted todavía no domina el idioma de su nueva patria, es decir el norteamericano, le escribo su lengua nativa, en lengua aborigen, en la esperanza de que no la haya olvidado.

Como por otra parte sigue usted cobrando su sueldo a cuenta de los impuestos que pagamos sus antiguos compatriotas, no siento reparo ninguno en dirigirme a usted: lea lo que le escribo y gánese dicho sueldo.

Antes de que usted pasase a formar parte de la Administración Bush, fue Presidente del Gobierno de España. España es un país pequeño, situado en el extremo suroeste de Europa, de la Vieja Europa.

España es un país también viejo. Muy viejo. Es un país de muchos países; y los pobladores de todos esos países fueron, desde el principio, muy celosos de su independencia. Seguro que usted también ha estudiado los episodios de Numancia, de Sagunto, de Viriato, del Monte Medulio, de Guzmán el Bueno, de María Pita y Drake, del Alcalde de Móstoles, de Agustina de Aragón y de todos los acontecimientos de la Guerra de Independencia.

A los habitantes de todos los países de España nunca les gustó que los pretendan gobernar los extranjeros. Fíjese usted que, incluso cuando hubo un rey atontado que se dejó mangonear por franceses, los españoles le montaron una pirula que no veas a las tropas extranjeras y se negaron a obedecer al rey que habían puesto, un tal José Bonaparte llamado popularmente Pepe Botella. Y eso a pesar de que era mucho más listo, más sensato y menos carcamal que el rey de España. Pues oiga: no pararon hasta mandar al Botella y a su hermano Napoleón a freir puñetas. Y no pararon hasta conseguir que volviera Fernando VII, mal rayo lo parta, que con ser todo lo tonto que era, y lo era mucho, era el de aquí.

Usted debe saber eso. Seguro que lo estudió en la escuela, pero además un Presidente de Gobierno debería saber esas cosas.

Por eso no se entiende bien que se ponga usted así, sin más, a las órdenes de un presidente que, aunque sea ahora el suyo, para nosotros sigue siendo un presidente extranjero. Sí, el señor Bush, Mr. Bush, es extranjero, no se sorprenda. Créame: lo es. Y usted no debería obedecerle mientras siga presentándose en público como Presidente del Gobierno Español. Mientras se presente usted como Presidente del Gobierno Español, usted debe obedecer, está obligado a obedecer, a las instituciones españolas, a las tradicionales Cortes, hoy llamadas Congreso de los Diputados, porque los que están en ellas son los representantes del pueblo español. Está usted obligado a obedecer al pueblo español, a los pueblos de los países españoles. No a Mr. Bush.

Como usted se empeña en obedecer a Mr. Bush, haciendo como que no sabe lo que quiere el pueblo español, nos vemos obligados a salir a la calle para ver si así se entera. Salimos muchos millones y salimos muchas veces, y más veces vamos a salir. Vamos a salir hasta que se entere. Pero como parece tener usted cierta dificultad de comprensión, le escribo además esta carta para ayudarle a comprender lo que tan difícil le resulta.

A ver, Mr. Ansar, preste atención: el pueblo español no quiere la guerra contra Irak. Repita: el pueblo español no quiere la guerra contra Irak. Esa guerra, que ni siquiera es guerra sino asesinato en masa, no es la guerra de España. Es la guerra de Bush. Como mucho es la guerra de Estados Unidos de América, y aun así es dudoso. Es la guerra de Bush, y a lo mejor es la guerra de usted, pero no es la guerra de España. No es nuestra guerra. Repita otra vez: el pueblo español no quiere la guerra contra Irak.

Por eso mismo, le prohibo taxativamente que diga usted que España apoya la guerra de Bush. España no apoya la guerra de Bush. Usted apoya la guerra de Bush, pero España no apoya esa guerra.

Así pues, si usted quiere apoyar la guerra de Bush, hágalo, pero a título personal. Usted, su familia, y esa panda de señores que antes eran el Gobierno de España, apoyen la guerra si quieren. Pero NO EN NUESTRO NOMBRE.

NO EN MI NOMBRE.

Como usted se está apropiando de unas atribuciones que no son suyas, sino que son del Parlamento y del Rey, no podemos aprobar lo que hace. Y como usted no hace caso de quienes se lo repiten, y mire que hay personas bien preparadas que se lo están diciendo cada día, tenemos que salir a la calle a gritar que usted está usurpando nuestro nombre, el nombre de España. Y usted sigue usurpándolo. Pero nosotros no vamos a quedar callados. Usted hará lo que quiera, pero NO CON NUESTRO SILENCIO.

NO CON MI SILENCIO.

De modo que, Mr. Ansar, ex señor Aznar, pare ya. Termine ya de una vez. Si quiere usted entrar a formar parte de la Administración Bush y obedecer las órdenes de ese presidente norteamericano, hágalo. Pero no puede formar parte de la Administración Bush y ser al mismo tiempo Presidente del Gobierno Español.

Usted ya ha escogido obedecer a Bush en lugar de obedecer a las instituciones españolas y al pueblo español. Por lo tanto, usted ya no puede ser Presidente del Gobierno Español. Usted ya no es el Presidente del Gobierno Español, porque no ha obedecido al Congreso de los Diputados ni al pueblo español. Usted ha obedecido a Bush.

Lo único que puede hacer es dimitir, irse del Palacio de la Moncloa, para que el pueblo español, en unas nuevas elecciones generales, decida quién quiere que le gobierne, porque el anterior Presidente del Gobierno, es decir usted, Mr. Ansar, se ha ido con los norteamericanos. DIMITA, MR. ANSAR.

DIMITA DE UNA VEZ.

A lo mejor, si dimite ahora y convoca elecciones generales, puede limpiar un poco su imagen ante la historia. Aunque, francamente, no lo creo: es ya demasiado tarde, y son demasiado gordas las que usted hizo. Mejor no las siga haciendo.

Váyase usted a matar irakíes indefensos. Póngase usted al mando de los botones que apuntan misiles a mercados de Bagdad. Destrócele las piernas a una niña inocente. Pero NO EN NUESTRO NOMBRE, NO CON NUESTRO SILENCIO.

NO EN MI NOMBRE, NO CON MI SILENCIO.

Nosotros, Mr. Ansar, no nos dedicamos a esas cosas. Esas cosas a las que se dedican usted y Mr. Bush nos parecen salvajadas injustificables, nos parecen asesinatos, nos parecen crímenes de guerra. Pero es que nosotros, Mr. Ansar, somos honrados.

Cordialmente dentro de lo que cabe,

Sanantón do Castelo


2003-03-27 05:58 | 8 Comentarios


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://quotidianum.blogalia.com//trackbacks/6516

Comentarios

1
De: rvr Fecha: 2003-03-27 07:48

Como siempre, el Páter tiene más razón que un santo ;)



2
De: ElPez Fecha: 2003-03-27 07:52

Bueno, esperemos Sanantón, que le conteste algo...

Yo mandé una carta al Defensor del Pueblo, quejándome de la usurpación y de la ilegalidad y me contestaron... todo un detalle. Claro que lo que me contestaron no era lo que esperaba:


Se ha recibido en esta Institución un correo electrónico en el que manifiesta su posición en relación con el conflicto de Irak y estima conveniente que el Defensor del Pueblo efectúe alguna actuación respecto del mismo.

Acerca de esta cuestión, cúmplenos manifestarle que esta Institución no tiene atribuidas entre sus competencias las de fijar directrices políticas, promover la convocatoria de una consulta popular en relación con las decisiones adoptadas por los poderes del Estado o cuestionar estas decisiones en vía de recurso ante el Tribunal Constitucional, para el que en el presente caso, al menos hasta el momento, no se aprecia que exista vía procesal alguna. Por esta razón no resulta posible emitir un pronunciamiento expreso sobre el tema que nos ha planteado, al exceder el mismo de nuestro ámbito competencial.

Agradeciéndole en todo caso la confianza demostrada al hacernos patente su inquietud, cordialmente le saluda,

El Defensor del Pueblo


Pues eso...



3
De: Vendell Fecha: 2003-03-27 09:08

Pues si lo dice un santo, amén. Como decía hoy otro santo (Quique San Francisco), Asnar no sabe donde se meten. Le van a excomulgar y tendrá que renunciar a esas meriendas de chueletitas de cordero, ribera de duero y licor de los frailes que se pegaba con los del monasterio de Silos.



4
De: roman Fecha: 2005-04-23 00:45

estais mas contentos ahora



5
De: Anónimo Fecha: 2005-06-28 02:16

Sr. Román:

No he visto hasta hoy su comentario. Pero debo decirle que acierta de lleno. Estamos más contentos ahora. Y hoy, ni le cuento:

Se va el caimán,
se va el caimán.
Se va para Barranquilla...

(venga, hombre, menee la cadera, que el ritmo lo pide)



6
De: Mifune Fecha: 2005-06-28 02:18

xDDD



7
De: Anónimo Fecha: 2005-12-19 14:08

kien es el defensor del pueblo???



8
De: Tomás Fecha: 2008-10-28 10:52

SANATÓN DO CASTELO: Eres gilipoyas o qué. Se te ve el plumero. Eres de la tribu del gilipoyas que ahora desgobierna el pais, de los que venden el oro cuando más necesario es, de los que invierten en bolsa el dinero de los jubilados, cuando baja la bolsa, de los que crean desempleo, de los que arruinan el paqis, de los que usan coches de 480.000 euracos, de los que roban todo lo que pueden y más. Pues escribe otro epistolario, pedazo de gilipoyas.



portada | subir